esva

Justicia pide al Gobierno más juzgados de lo Penal ante el riesgo de prescripción de delitos

La Consellera de Justicia, Gabriela Bravo, ha alertado del riesgo de prescripción de delitos ante la sobrecarga de casos que padecen determinados partidos judiciales de la Comunitat Valenciana. Dadas estas circunstancias, Bravo ha solicitado de nuevo al Ministerio de Justicia la creación de más juzgados de lo Penal para evitar esta prescripción.

La consellera de Justicia ha destacado que esta reivindicación es especialmente necesaria tanto en Castellón como en Alicante donde la carga de trabajo es tan grande que “se están señalando ahora juicios sobre causas de principios de 2015”, lo cual es “muy grave”.

En enero de este año ya se reclamó al Ministerio de Justicia la creación de 18 nuevos órganos judiciales, entre los que se encuentran el de lo Penal número 5 de Castellón y el número 9 de Alicante, así como el número 4 de Primera Instancia e Instrucción de Nules. De momento, no ha habido respuesta.

Como parche a esta situación, la consellera Gabriela Bravo ha propuesto a la presidenta del TSJ y al presidente de la Audiencia Provincial que soliciten al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) la creación de juzgados bis como solución provisional mientras se crean los órganos judiciales solicitados por la Generalitat desde hace casi dos años.

Por otro lado, Gabriela Bravo también ha hablado de los juzgados para demandas de las cláusulas suelo. La decisión de concentrar estos asuntos en un único juzgado por provincia va a provocar, según Bravo, que se colapsen porque “no podrán asumir tanta carga de trabajo”. Desde el pasado 1 junio se han presentado 77 demandas hipotecarias en Castellón, 623 en Valencia y 370 en Alicante.

Para Gabriela Bravo, este sistema no ha sido el adecuado y defiende que la propuesta de la Conselleria habría funcionado mejor. Justicia propuso que se repartieran las demandas sobre cláusulas suelo entre todos los juzgados de primera instancia de las tres provincias valencianas, a los que se les dotaría de refuerzos.  Así , la entrada de demandas entre los diferentes juzgados se repartiría mejor y se aseguraba su absorción y una correcta distribución de la carga de trabajo.